Preguntas Frecuentes

Buscad cosas. Observadlo todo. Relacionad los objetos encontrados. Compartid vuestros hallazgos. Colaborad con el resto del grupo. ¡¡Y daos prisa!! Para conseguir el éxito en cualquier escape room es fundamental el trabajo en equipo y la comunicación entre los participantes, por lo que no resultan juegos adecuados para una sola persona y rara vez para equipos de dos, si bien los jugadores con experiencia podrán atreverse a ir en pareja. La inteligencia no es tan importante como la intuición, fijarse en los detalles y saber relacionar pistas, objetos, hallazgos…
Aunque este juego está ambientado en un museo, no son necesarios conocimientos previos de arte ni historia. De hecho, si los tienes, no los traigas a jugar, ya que no te serán de ninguna ayuda. Los datos históricos y artísticos que forman parte del juego son en su mayoría inventados y su único objetivo es servir al desarrollo del propio juego ¡y no a que los jugadores se vayan a casa con más cultura!
Ninguna de los objetos que forman parte del juego necesitan de fuerza para ser movidos, manipulados o resuelto el enigma que los acompañe. Todo lo que deba moverse, se podrá desplazar con la fuerza de dos dedos, por lo que se deberá evitar forzar objetos en todo momento. Tampoco es necesaria ninguna habilidad ni maña especial, cualquier persona puede jugar en igualdad de condiciones.
Al tratarse de un juego ambientado en un museo, no es un espacio propenso a la claustrofobia. Tampoco habrá sustos, sobresaltos ni objetos ni situaciones destinadas a dar miedo, ¡¡no es un museo de los horrores!! Habrá iluminación suficiente en todo momento y los espacios son lo bastante amplios como para que un grupo de hasta 6 personas permanezca en ellos sin agobios. No obstante, la mente humana es difícil de controlar, por lo que toda persona que padezca claustrofobia, agorafobia, ansiedad o cualquier otro trastorno que en algún momento le impida seguir el juego, podrá salir de la sala de juego sin problemas y volver, si así lo desea, siempre antes del fin del tiempo de juego. Estas personas asumen que participarán siempre bajo su exclusiva responsabilidad o la del adulto que les acompañe.
Dadas las características del juego, podrán participar en el mismo exclusivamente personas que tengan 14 años o más. Siempre que en el grupo de jugadores exista algún menor, será obligatoria la presencia de al menos un mayor de edad, que será responsable de los menores frente a todas las eventualidades que se puedan presentar.
El tiempo del juego es siempre de 70 minutos, pero no se trata de llegar y ponerse a jugar. Antes de empezar el juego habrá un pequeño rato de presentación y explicación de las normas y la historia de ambientación. Tras el juego, si no conseguís resolverlo totalmente, también será necesario un ratito para explicaros las pruebas que no hayáis podido resolver y, en cualquier caso, comentar vuestras impresiones y lo que más os ha gustado y lo que menos del juego. En total, estaremos juntos una hora y media, más o menos, por ello es muy importante que seáis puntuales a vuestra llegada y así no retrasar al siguiente grupo.

¿Qué es un escape room?

Se trata de un juego que se desarrolla dentro de una o varias habitaciones ambientadas según una historia, en el que un grupo de participantes deberá resolver enigmas, acertijos, pruebas y puzles para conseguir la información que permita salir. Todo ello con un tiempo límite de 70 minutos. El equipo estará “atrapado” dentro de las salas del juego, pero sólo como parte de la ambientación del propio juego; todo aquel participante que desee salir en algún momento podrá hacerlo sin problema y volver a entrar después, dejando al resto del equipo que continúe resolviendo el juego.

¿Cuántos podemos ser?

Las características del juego hacen que el tamaño adecuado del grupo sea de 3 a 6 personas. No obstante, es posible, aunque no recomendable, participar en equipos de sólo 2 personas. No esperamos que nadie se atreva a intentar jugar solo...